jueves, 17 de marzo de 2011

Limoncillo en San Francisco *cerrado*


Ambiente:   8/10          Servicio:   4/10          Comida: 6.5/10

Fachada del Restaurante Limoncillo
Recientemente inspirada por las tan habladas promociones de OfertaSimple (tranquilos, nadie me paga para escribir nada, pero hay que dar crédito donde se debe), mi combo de food loving friends fuimos a probar el Ristorante Limoncillo, del Chef italiano Alessandro Gandolfo.


Dirección a lo Panameño 
Se encuentra en San Francisco, en una de las calles entre Calle 50 y Vía Porras, más cercano a éste último. Desde la Vía Porras, se encuentra en la misma calle del Restaurante Sorrento, pero me parece que ésta es una vía saliendo, así que deberás tomar una de las calles aledañas, y Limoncillo se encontrará a tu izquierda. 


Ambiente   8/10 
Un comentario usando mi vasto conocimiento de 3 créditos universitarios de mercadeo. Si quieren construir una buena marca/nombre/fama, decidan que letra e imagen van a usar al principio y stick with it

En mi no-taaan-larga vida he visto varias variaciones del nombre de este lugar. Que si es restaurante, ristorante, o restaurant, y si es Limoncillo o Limoncillo Pony Club. Y las letras son todas distintas, inclusive en la fachada y letrero del lugar, lo cual es visualmente feo. Si van a cambiar de dueño, o mantengan el mismo logo, o cambien el nombre totalmente, no un entremedio.

Además de este detalle el interior es muy agradable. Las luces son tenues y cálidas, lo cual le da un ambiente bastante íntimo y acogedor. No entendí las figuritas de borrachitos en las ventanas, pero pasan desapercibidos. Es bastante pequeño, así que temo que pueda ser poco privado y bastante apiñado si se llena la casa.    

Servicio   4/10 
El mesero me dio pereza e igualmente creo que le dábamos pereza a él. No nos atendió mal per se, pero lo hizo de una muy mala gana, tan mala gana que era visible. Nos ignoraba a propósito, con supuesto propósito de no interrumpir alguna idea en su cabeza, para después preguntarnos: "¿qué dijo?" Dos palabras para describir el servicio: grosería pasiva.

Comida   6.5/10 
No estuvo mala, pero tampoco resalta. Solo hubo un plato fuerte que sí fue muy apetecible y original, sería el plato que pido si vuelvo por invitación. Pero fue tan solo 1 plato fuerte entre 8, el resto estuvo pasable. Y para el precio que pagamos (¡incluyendo con cupones!) fue demasiado cariñoso para comer "pasabilidades."

Empezamos con las entradas que sí fueron de mucho agrado. 

Rodajas de berenjena frita, queso fresco, y salsa Diable $8.00
Fue la entrada que pedí yo y me encantó, sorprendentemente bien ejecutada. Aunque estaba completamente envuelto por una suculenta salsa reducida y llena de sabor, las berenjenas se mantuvieron con los bordes crujientes, lo cual me indica que se frieron justo en el momento y se sirvió enseguida, ¡cómo debe ser! ¡bravo!
Carpaccio de filete de res con rúcula y parmesano $8.00
¡Esto no parece carpaccio! Tranquilos mis comelones, es porque tiene una salsa que contiene una buena dosis de limón, lo cual "coce" o más bien blanquea la superficie de la carne (así como los ceviches de corvina) por una reacción química. No sé si el chef habrá hecho esta variación por sentirse intranquilo con la carne cruda (aunque ningún amante de la buena comida lo es) o para probar algo nuevo.

Ha sido una de las pocas variaciones del clásico carpaccio de res que me han gustado, a pesar de que a algunos le pareció demasiado ácido. Javier y Eliana luego reprodujeron este mismo plato en casa con mucho éxito. 

Croquetas de papa con salmón ahumado $8.00
Combinación sencilla y deliciosa... me imagino. Digo me imagino porque el hambriento de Paco se lo devoró silenciosamente, lo cual es un signo de aprobación (y egoísmo). 

Ahora a los platos fuertes... empezando por el mío.
Agnolotti a la Piemontese $15
Aka "ravioli relleno de carne que cuesta más caro." Creo que todo el noroccidente de Italia me acaba de mandar al infierno en sus rezos. Pero es más o menos así, quieran o no. Honestamente pedí este plato porque me encontraba totalmente ignorante de lo que era, y mi curiosidad gastronómica me lo recomendó. Agnolotti son una clase de ravioli, hecho a mano, tradicionalmente relleno de carne. 

Por lo que leo, la manera en que me lo sirvieron fue bastante tradicional. Puede que no sea una italiana de tradición, pero como las caderas de Shakira, mi lengua no miente: no me gustó. Comenzando que la textura del interior del los agnolotti era como de carne pulverizada sin mucha sazón. Morí de aburrimiento al comerlo. 

Rack de cordero en salsa di Ginepro con spinaci al burro $24.00
"Sabe a.. cordero..." fue el único comentario del que lo pidió. Algo que no entiendo es para qué escriben algunas partes del menú en español y otras en italiano innecesario; spinaci al burro es espinaca con mantequilla. 

Filete de corvina con papin y vegetales $17.00

Entraña - Certified Angus beef. Profumato a la Toscana con ensalada mixta $24.00
Bien hecho, en el término pedido (término medio) y me agrada la buena porción de ensalada alado. Pero el tamaño de la entraña no está a la par con el precio, pero puede que tenga los estándares muy alzados por culpa de Gaucho's.

Mafalde alla Carbonara
Mafalde es un tipo de pasta, igual que la pasta usada en lasagna pero más angosto. 

Risotto de calamar y pulpo con tinta de sepia $15.00
El risotto tradicional debería tener una consistencia un poco más fluida y cremosa.

Filete de res con polenta fritta e cipolle all'agrodolce $21.00
Este fue el mejor plato fuerte, con el mejor sabor y el más interesante. El grueso corte de carne estaba jugoso y con salsa de buen sabor. Los tronquitos de polenta frita estuvieron tostaditos por fuera, cremoso y grumoso (como polenta) por dentro. Polenta frita es un plato bastante común, para no decir ordinario, en otros países, pero es la primera vez que lo veo hecho en Panamá. 

De último el postrecito que compartimos...

Creme brulée $6.00
En conclusión, regresaría solo para pasar el rato por entradas - que saldría más barato y las que probé estuvieron deliciosas - y por el acogedor ambiente, con un buen vino. Pero los platos fuertes estuvieron no están a la par con el precio. 

P.S. El menú tenía muchos errores ortográficos y gramaticales, lo cual le quita todo el caché de cualquier restaurante, por más fino que sea. Esto me irrita como no tienen idea. No es el primer y único lugar con horrores en el menú pero me sorprende por el supuesto estilo del lugar.

19/09/2012 UPDATE: El restaurante cerró y en su lugar abre Conos Temakería.

4 comentarios:

alessandro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LittleBabyChicken dijo...

Muy de acuerdo con los puntos tocados por Dientes! La diferencia de letreros distrae y no crea una imagen uniforme del restaurante. El restaurante ha cambiao de chef y por ende un menu totalmente diferente. Le doy credito que si tiene algunos platos de pasta diferentes pero estos tienen que ser ejecutados a la perfeccion para que uno sienta que valio la pena. Decoracion se ha mantenido igual que la administracion anterior, solo que se agregaron cuadros de pinturas que a mi parecer no van. Es mejor dejar algo sencillo a cargarlo para llenar el espacio.

Jennifer R. dijo...

Buenisimo tu comment me has hecho reir...

La Tish dijo...

Totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho Sandy, los agnolottis son simplemente unos raviolis over priced y ese carpaccio no parece carpaccio, se ve hasta desagradable!